125 días de mala suerte

Que mala suerte

Que mala suerte que cuando te entregás

Te devivís, matás, hacés lo que sea por alguien

Por una mujer…

Y que no te corresponda

Que simplemente no sea la mujer pensada

Que no tenga bonito carácter

Que le caiga mal a tus amigos

Que cuesta soportarla a veces

Que nunca sabe lo que quiere

Pero que sin embargo, algo tiene

Que mala suerte

Que es “algo” no te suelte de ella…

 

Ya pasaron casi 125 días

Y no me suelto

Cuando te veo

Apartar la mirada ya no puedo

Y esperar poder acercarme a esos labios

Y quedar idiotizados

Por la simple idea, de no poder regresar

De volver a lo que éramos

Patéticos pero no cursis

Que mala suerte

Que mala suerte…

Anuncios

bon amor

El amor hacia una mujer

No es comparable con nada

Cuando caes en esos ojos

Cuando te sentís bien

 

Tan bien

Muy bien

Mucho más que bien

 

Mejor que ese sentimiento libertador

De ir en el carro con tus amigos

Cantando “smell like teen spirit” a todo volumen

Sintiendo el simpático viento en el rostro

 

Cosas tan sumidas en la nimiedad

Como un par de labios rojos

Que dejan ver la sonrisa linda

De aquella que en la perdición te tiene…

 

Porque es mucho mejor que comer una buena pizza

O ver una buena película con un buen café

O relajarte viendo el cielo

 

No es mejor que el hecho de poder hacer todo eso

Acompañado de una mujer con un par de labios rojos

Y unos ojos bajos y perdidos

Que no te deja pensar

Que te roba el tiempo

Que te bota de todo

Que te distrae en curvas de una bella sonrisa

Que te ama como vos a ella…

 

Nada es mejor, nada se siente mejor

Que la armoniosa tranquilidad de tener alguien a tu lado

Nada es mejor.


Aprisionante tiempo

Las prisa de todos

Prisas de vida

De que sirve correr…

Lento, bastante lento

 

Algún día tendrá que llegar

Lento, muy lento

Lo mejor llega con paciencia

Reflexioná

 

El tiempo es una mierda

Pero todos lo siguen

Mátense, por favor

Ahorcados en las agujas de un reloj

 

¿Por qué aprisionarse en la presión de la prisa y la tensión?

Suficientemente nublado esta el mundo

En calles, corriendo

 

Interpretar el tiempo y sus desdenes

Mata, egorda y te quema sigilósamente

Paciencia

Hay tiempo…

 

Un poco de obscuridad

Detiene el tiempo

Violentamente te apasigua

Para no seguir en la prisión del cuerpo…

En el tiempo.


Inspiración

Mi inspiración

Vana y burda eras vos

Claro, no cabían demostraciones

Pero así eras, eras lo profundo de la tentación

 

A veces los pensamientos anárquicos envuelven

Te mandan a la mierda y te devuelven

Anárquicos por no querer seguir la regla

Lo simple de saber

Que sin vos no soy nada

 

Pero aquí estamos, parados en riscos pseudo-sentimentales

Y en cualquier momento explotás

Pero, ¿y què?

Hasta el volcán mas hermoso revienta alguna vez

 

Ahora la inspiración sale de puras frivolidades

Nada contundente y lo suficientemente ridículo para sonar

Pero, ¿y qué?

 

Te escribiría

Pero no, no existís más.


_

 

Ridículo, apático, cerril

 

Amargado por razones que desconozco

 

O que rechazo conocer

 

Cerrado a positivismos

 

 

 

Nauseabundo malestar constante

 

De pensar, sufrir y respirar

 

De la inutilidad de mi existencia

 

O de la poca convivencia

 

 

 

Gente, motivo diario de pesadumbre

 

Pero, ¿Qué puedo hacer?

 

Sobrevivir a la muchedumbre

 

Con el pesar de mis palabras

 

Con el andar de mis ganas

 

Con el gemir de mi bienaventuranza

 

Con el disgusto de mi ser.

 


Fueron nuestros…

Los ánimos de algún día

que salían de sonrisas puras

engendradas en lo mas profundo de lo nuestro

de bellas tardes sosegadas

que tantas veces fueron nuestras.

 

pero hoy, ahora, presente

no hay más

errores dignos de estúpidos

fueron sofocando agrados

agrados, que tantas veces fueron nuestros.

 

Y mañana

quien sabe…

tal vez regresan las sonrisas

o quede todo en lúgubres recuerdos

que tantas veces fueron nuestros.